Maternidad, Padres, Recetas

Se Me Antoja… hablaros del BLW

Y ¿qué es eso del BLW? ¿qué significan esas siglas qué últimamente se ven por todas partes?
BLW es el acrónimo de “Baby Led Weaning”, y este término, la verdad es que no tiene una traducción exacta al castellano, pero es algo como la introducción de la alimentación complementaria en los bebés.
Y me diréis “Ah, empezar a darle papillas!”…. Pues no exactamente…

Me hablaron del BLW cuando estaba embarazada y cuando me regalaron el libro de Carlos González ” Un regalo para toda la vida: Guía de la lactancia materna”, se me abrió un nuevo mundo en cuanto a alimentación infantil.

Lo primero es que se puede dar el pecho a un bebé mas allá de los 4 meses y lo segundo es que no es necesario darles papillas y pueden pasar a comer sólidos, casi igual que comemos los adultos, en cuanto estén preparados para ello.
Lo segundo es difícil de entender, para uno mismo y para los de tu entorno.
¿Cómo pueden comer alimentos que no estén triturados? ¿Cómo es posible que coman trozos de comida, si no tienen dientes?
Pues muy fácil…con las encías! Ya os digo yo que son igual de duras que los dientes y que sirven muy bien para triturar los alimentos. Olivia empezó a comer verduras, carne y pescado alrededor de los 6 meses y no le salió ningún diente hasta los 9 meses. Ahora, con 13 meses, sólo tiene 5 dientes y come como una campeona!

Este método consiste en presentarle la comida al bebé y dejar que sea él mismo el que experimente, juegue, aprenda, descubra y coma. Y pongo lo de comer en último lugar, porque es lo último que hacen. Al principio probablemente solo un 20% de la comida acabe en la boca y menos de un 5% acabe en el estomago!
Pero no os preocupéis, al final vale la pena!!!

Beneficios del BLW
¿Por qué me convenció este método, no tan tradicional?
Beneficios para los padres:
1. No tienes que preparar papillas, porque le das siempre una parte de lo que comes tu.
2. No tienes que fregar un montón de cacharros utilizados para hacer papillas.
3. No tienes que comprar potitos (con el dineral que cuestan!!)
4. Comes mas sano, ya que en tu afán porque tu bebé coma de todo, te preparas platos más equilibrados.
5. No comes tanta sal y tanto azúcar, porque como no le conviene al bebé, acabas por no echártelo tampoco.
6. Puedes salir de casa sin llevarte toda la parafernalia de potitos, papillas, cucharita, etc, puesto que puedes darle de comer lo que vayas a comer tú.
7. Puedes improvisar un almuerzo o quedarte a comer por allí si se te hace tarde para volver a casa.
8. El niño come sólo, desde el principio, sin tener que estar forzando la entrada de las cucharas, frustrándote y comiendo tu plato frío y más tarde que los demás.

Beneficios para el bebé:
1. Aprende a gestionar su apetito y a saber qué cantidades necesita comer.
2. Ayuda en la psicomotricidad. Aprende antes a hacer la pinza para coger alimentos.
3. Ayuda a controlar la fuerza que necesita ejercer para agarrar cosas. Aprende que las cosas blandas se aplastan si las coges con demasiada fuerza.
4. Estimula su autonomía y su capacidad de tomar decisiones y así siente mas confianza en si mismo, ya que le dejamos hacer algo por si mismo.
5. Evita problemas de trastornos alimentarios en el futuro, puesto que han aprendido a satisfacer sus necesidades y no a comer por complacer a sus padres.
6. Satisface su curiosidad.
7. Enseguida aprende a no atragantarse con la comida, puesto que, cuanto mas pequeños son, mejor es el reflejo de arcada, y cualquier trozo de comida se expulsa enseguida.
8. No se deja de lado al niño, sino que participa en las reuniones familiares en la mesa.
9. No se vuelve tiquismiquis con la comida y aprende a comer todo tipo de alimentos sin rechazar no ninguno por cualquier motivo.

Cosas IMPORTANTES que hay que tener en cuenta:
– Es un proceso MUY lento. Las comidas no se hacen en 5 minutos, así que no hay que tener prisa. El proceso de aprendizaje también tarda lo suyo, así que pasaran varios meses hasta que te parezca que el bebé empieza a comer algo.
– El bebé tiene que estar preparado. No le puedes sentar a comer en su trona el día que cumpla 6 meses. Tienes que tener en cuenta que el bebé ya sabe sentarse erguido y que demuestra interés por la comida cuando tú estas a la mesa. Esto puede pasar a los 5 meses o a los 9… No tengas prisa.
– Es un método MUY sucio. La comida acaba en los lugares mas insospechados: suelo, trona, pared, ventana, y todo lo que esté a una distancia de menos de 3 metros.
A tu bebé puede que también te apetezca meterlo en la ducha después de la comida. Entero. Con ropa y todo. Eso depende de lo que le hayas puesto de comer!
– La alimentación se introduce poco a poco y no hay que olvidarse nunca de que es “Complementaria”. Es un complemento al modo de nutrirse. Lo que les va a quitar el hambre y con lo que van a recibir todos los nutrientes necesarios es con la leche materna y/o leche artificial. Si un día no les apetece comer fruta, verduras, carne, pescado, etc, sobre todo no hay que forzarles. Se les da leche y en la siguiente comida ya veremos.
– Aunque parezca raro, los bebés no deben llegar a la mesa con hambre. No son capaces de ingerir la cantidad de comida suficiente lo bastante rápido, así que lo más probable es que se frustren y empiecen a llorar y acaben por tirar todo al suelo y que todo el mundo acabe enfadado. Lo mejor es que tomen leche un rato antes de la comida y que lleguen a la mesa con apetito pero no con hambre.

Como este post se me está alargando un poco, otro día os contaré mas cosas y os daré ideas de tipos de comida que pueden comer los bebés, con qué edad introducirlos y de qué manera pueden comerlos.

De momento, os recomiendo el siguiente libro sobre el tema, que a mi me ha ayudado mucho a entender por qué el BLW es la evolución mas natural en la alimentación y como actuar en cada momento:
EL NIÑO YA COME SOLO: Consiga que su bebé disfrute de la buena comida

Gill Rapely & Tracey Murkett

image

¿Conocíais este método? ¿Lo habéis usado o tenéis pensado hacerlo?

Si tenéis alguna pregunta, no dudéis en dejarmela en los comentarios e intentaré contestaros!

Besicos de colores!

Steph

Anuncios
Embarazo

Se Me Antoja… conocer 11 alimentos que deberías tomar durante el embarazo

Hola amigas!

Hoy tenemos un post dedicado a las embarazadas o a las que deseen quedarse embarazadas! Y es que cuando decidimos crear una nueva vida, nos empezamos a preocupar por lo que nos metemos al cuerpo, ya que todo lo que entre en el será compartido!

En cuanto te plantees quedarte embarazada, es importante que mantengas una dieta equilibrada y comas de todos los grupos de alimentos en su justa medida. Un cuerpo sano y bien alimentado será el mejor sitio para crear un nuevo ser.

Al quedarnos embarazadas, nuestros médicos nos tienen muy controladas en cuanto a vitaminas, minerales, azúcares, etc., y nos recetarán suplementos si es necesario, pero siempre hay algunos alimentos que nos vendrá muy bien tomar:

1. AGUACATES:
Están llenos de ácido fólico (que se aconseja tomar antes de quedarse embarazada y es muy importante para la formación del cerebro del bebé), potasio, vitamina C y vitamina B6. Aunque están llenos de vitaminas, también tienen un alto contenido en grasas (aunque de las buenas) y de calorías, asi que hay que controlar su consumo.

image

2. BROCOLI
Es una verdura que, además de aportar ácido fólico, nos proporciona vitamina A, vitamina C y calcio, que es muy importante para la fabricación de los huesitos del bebé.

3. ZANAHORIAS
Son perfectas para llevarlas de picoteo (por ejemplo si tienes nauseas, como me pasaba a mi!) y buenisimas para la formación de los huesos, los dientes y los ojos de los bebés, debido a su aporte de vitamina A.

image

4. LENTEJAS
O te las comes o las dejas, pero si te las comes te aportarán una buena cantidad de ácido fólico, vitamina B6 y hierro (muchas embarazadas necesitan suplementos de hierro, así que las lentejas son una buena incorporación a tu dieta).

5. NUECES
Son una bomba de minerales y buenísimas para tomar entre las comidas o añadir a cualquier plato: ensaladas, pasta, guisos…
Están llenas de magnesio, manganeso, selenio, zinc, potasio e incluso calcio. No dudes en incluirlas en tu dieta. Al igual que los aguacates, tienen un alto aporte calórico, así que deberás limitar un poco su consumo si estas engordando muy rápido o aumentar su consumo si no has ganado los kilos necesarios.

image

6. ESPINACAS
Que te las comas crudas, en ensalada, o cocidas, para acompañar algún plato, es una verdura que no deberías dejar de incorporar a tu dieta! Están llenas de ácido fólico, hierro, vitamina A y calcio. Las venden en bolsitas ya listas o congeladas y ya cocinadas, asi que no tienes excusa para no prepararlas!

7. YOGURT
Tiene tanto calcio como la leche, pero también tiene ácido fólico y proteinas y las bacterias que contienen son muy buenas para la flora intestinal.

image

8. KIWIS
Además de contener muchísima vitamina C (más que las naranjas), son muy buenos por sus efectos laxantes. Serán el alimento perfecto para combatir el estreñimiento que tantas embarazadas sufren.

9. PLÁTANOS
Por su contenido en potasio, los plátanos ayudan a prevenir calambres (que suelen aparecer al final del embarazo), ayudan a combatir el cansancio y, gracias a la pequeña cantidad de serotonina, son buenos para el estado de ánimo! Además son un remedio natural perfecto para combatir el ardor de estomago.

image

10. SALMÓN
Gracias a que es muy rico en ácidos grasos Omega 3, el salmón es muy bueno para aliviar los efectos de los cambios hormonales (los niveles bajos de Omega 3 pueden favorecer la aparición de depresión). Además, estos ácidos grasos son fundamentales para el desarrollo del cerebro de nuestros bebés.

11. ALGAS
Las algas son un estupendo alimento que mucha gente empieza a incorporar a su alimentación por sus múltiples beneficios. Aunque algunas variedades no son aconsejables durante el embarazo, las algas Nori, por ejemplo, son ideales por ser ricas en hierro, proteínas y provitamina A, asi como yodo y Omega 3. Es un “superalimento” que puede venirte muy bien!

Sobre todo, recuerda que, aunque durante el embarazo es necesario aumentar el número de calorías ingeridas, no se debe “comer por dos”. Las necesidades aumentan un poquito pero no hay que aumentar las raciones drásticamente.

Creo que es muy importante “escuchar” al cuerpo. Los antojos normalmente son signos de que el cuerpo necesita cierto nutriente.
En mi caso me apetecía mucho tomar lácteos durante el principio del embarazo y de vez en cuando me apetecian plátanos.

Para concluir, creo que todas sabemos perfectamente cómo es una alimentación sana y, aunque nos podamos permitir algún caprichito de vez en cuando, debemos evitar los precocinados, la comida con mucha sal, los refrescos con gas y azúcar, la cafeína y, por supuesto, el alcohol.

Eso si, estos son consejos generales y siempre deberéis acudir a vuestro médico para que os diga lo que mejor os vaya a vosotras y a vuestros bebés!

¿Se os ocurre algún otro alimento que añadir a esta lista?

Se aceptan recetas si os apetece compartirlas!!

Besicos de colores!

Steph